.♥.♥.♥.♥.♥.

Porque sobre lo ideal, se ha escrito demasiado.

Soberbios, followers & cia

domingo, 13 de octubre de 2013

Absurdo.

No encontré frase más cierta y que defina tan bien la situación en la que me encontraba “Es verdad nunca me dio esperanzas, pero tampoco me las quitó”. Ya lo decía Melendi, y no se equivocaba en absoluto, pura y cruda realidad.

La verdad, es que era una putada, y perdonad mi vocabulario, sé que no es lo que espera escuchar de la boca de una señorita, pero como he vivido tanto tiempo rodeada de putas he adoptado sus términos. Era una gran putada. Puede que no haya mayor dolor que el que te causas a ti mismo, por puro place, sadomasoquismo. No es la primera vez que lo digo, ni entonces fue la primera vez que lo pensé, pero somos adictos a sufrir.

Rompió su promesa de amor eterno porque yo estiré demasiado el fino hilo de la confianza y le regalé unas tijeras bien afiladas, que dudó en usar pero al final utilizó. En ese momento debimos de separar por completo todo aquello que nos unía, romper todo vínculo que pudiera relacionarnos y continuar en direcciones opuestas. Así lo hizo él. Y como siempre, la tonta fui yo.

Nunca he aceptado el “no” por respuesta, tal vez ese sea uno de mis mayores defectos y de mis pobres y firmes virtudes. Toda negativa era combustible para mi ambición; ambición de salirme siempre con la mía. Cuanto más rechazo, más empeño ponía y al final, todo aquello por lo que luchaba, me pertenecía. Y esa vez, no iba a ser diferente… o eso pensaba yo.
Mi vida giraba en torno a la idea de volver a hacerle mío, de hacerme suya, de ser nosotros y que le dieran viento fresco al resto. Y yo le sentía mío, yo me sentía suya pero aquello no era recíproco, por lo tanto aunque yo lo imaginaba nunca más hubo un nosotros. Pasaron días llenos de angustia y desesperación, de los cuales las noches, eran una copia burda y barata del más cruel de los infiernos. El dolor se convirtió en rutina. Me consumí, peleé, me arrastré, me enfrenté a todo aquel que me decía que no podría. Tú no sabes quién soy yo y todo lo que puedo conseguir, eso es lo único que pensaba yo. Me volví de piedra ante los ojos del mundo, y mi mundo seguía hundiéndose cuando sus ojos no estaban fijos en mí.
Me tuvo entre el sí y el no. Lo justo para tenerme ahí cuando no había otra y encontrar a otra mientras yo estaba ahí. Poco a poco se acabó la poca magia que quedaba entre nosotros. Él, que pensaba que yo no me enteraba, y yo que creía que él no sabía que me moría por todas y cada una de sus terminaciones nerviosas.

No quise más consejos, digamos que el “pasa página” ya le tenía más que aprendido, por lo menos en su parte teórica. No volví a creer nada de lo salió de su boca, aunque algunas cosas de las que dijo eran completamente reales y ciertas. Me cansé de jugar a un juego en el que yo no participaba. Seguía buscando el cómo y por qué, de que muchas madrugadas atrás, sin razón aparente, decidiera ponerle punto y final. Dicen que hay cosas que terminan sin motivo aparente, pues creo que ese era nuestro caso.

Probablemente yo olvidé decir que sí, que sí que quería estar siempre a su lado, y él tampoco insistió tanto. Yo pensaba que no era feliz, y él, obviamente se cansó de sonreír por los dos. En definitiva, la culpa fue de ambos, pero el castigo fue completamente mío. Yo me lo busqué, y a pesar de todo sigo sin saber perder. Me olvidó, como se olvida lo que uno ha comido antes de ayer. Y yo solo olvidé que había mundo más allá de las letras que encerraban su nombre.


Nunca me dijo que volvería, nunca salió de su boca. Pero yo que soy muy creativa, imaginé haberlo escuchado. O tal vez era lo que esperaba que tarde o temprano me dijera. “Quizá fue la puta de la duda la que me llevó al error”, otra vez Melendi, dando otro consejo. Pues sí, así fue y cometí el error más grandes que se puede cometer en esta vida. Renunciar a todo por algo que ya no vale nada. 

10 comentarios:

  1. Le sigues queriendo. Se nota en tus palabras. Habras dejado de luchar pero no has dejado de sentir

    ResponderEliminar
  2. Me siento muy identificada con esto porque aun no he olvidado a mi ex novio el lo sabe y se aprovecha de mi cuando alguna guarra le falla. ¿Saldremos de esta?

    ResponderEliminar
  3. Se me han saltado las lagrimas al leer este texto, es tan real lo que cuentas que me asusta pasar por ello. Lo has tenido que pasar muy mal. Luchar por algo que como dices sabes que es imposible pero seguir intendolo tiene que ser muy duro

    ResponderEliminar
  4. Todo lo que escribes es perfección.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no lo llamaría así pero gracias supongo

      Eliminar
  5. Puedes fingir que te da igual, pero en realidad te importa, te importa mucho y no sabes como arreglarlo, hacer que salga de tus pensamientos y de tu vida..."borrón y cuenta nueva" sería la frase que te convendría aplicar, pero es duro cuando crees que ya lo has hecho. Date tiempo, disfruta que con el tiempo irá desapareciendo de tus pensamientos, y no te centres en los recuerdos, porque de ahí, no va a desaparecer, nunca. Y nada de sadomasoquismo, no te lo mereces.
    un beso, y pásate cuando quieras por mi "casa", que siempre serás bien recibida.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por pasarte por aquí susana. La verdad es que es un consejo que siempre se da, pero lo peor es como dices, cuando crees que ya has hecho todo lo posible por alejarte y olvidarte. Un beso enorme, y gracias de nuevo

    ResponderEliminar
  7. es genial ,sigue así

    ResponderEliminar
  8. te crees que el mundo esta a tus pies y que le mundo gira entorno a ti , estas muy equivocada , lo siento , siento decírtelo así. desde el colegio San José , que te conocemos, por desgracia muy bien . la lengua te pierde.

    ResponderEliminar

¿Tienes algo que decir?